Los empresarios mexicanos apuestan por incluir franquicias como parte de sus inversiones a manera de estrategia para diversificarlas. Tal es el caso del joven empresario mexicano Luis Fernando Heras, quien en fechas recientes cerró contratos con Torden Brands.

 Desde su perspectiva resulta vital la diversidad de ofertas en el mercado, tanto por cuestión de origen, como de rubro y modelo de negocios; pues esto fomenta un mayor y mejor desarrollo económico en el país. Por otro lado, resalta Heras, siempre es un elemento positivo mantener relaciones con mercados en otras partes del mudo, especialmente el vecino país, para abrirse puertas.

Sumado a ello, adquirir franquicias tiene sus inherentes ventajas, como es el reducir riesgos, la existencia de un know-how previo o capacitación inicial, facilidad para expandir el negocio al ser una marca “probada”, entre otras cosas. 

  El mercado mexicano además facilita el proceso, pues las generaciones actuales se muestran curiosas ante nuevos productos y marcas extranjeras, específicamente en el caso del vaping, un mercado que crece de manera impresionante, a la par que se desmienten los mitos que se han creado a su alrededor, afirma Luis Fernando Heras, quien al ser parte de esta generación de jóvenes, como él mismo afirma, comprende mejor a su público meta.

Torden, la marca americana de vaporizadores, ofrece una interesante filosofía que surge de los valores nórdicos: la simplicidad, la devoción por lo artesanal y el deseo de explorar. Este joven empresario ha creado Bergstrom, la tienda en línea a través de la cual distribuye estos productos.   

El inversionista nos explica que la participación de otros mercados en la economía del país no debe, de ninguna manera representar una amenaza par lo hecho en México, sino todo lo contrario; ser una fuente de inspiración para atreverse y conquistar nuevos sectores, producir más y comenzar a poner atención a nuestros propios recursos para ponerlos a trabajar.