Hasta hace pocos años, era extraño ver a una persona con un cigarro electrónico en la mano. Las personas que desean abandonar el hábito de fumar, en su mayoría, preferían usar los parches o chicles de nicotina, programas de salud o bien elegían terapias hipnóticas.   

 

Los cigarros electrónicos incorporan mecanismos que permiten disminuir de manera gradual los nivele de nicotina, hasta el punto de eliminar completamente esta sustancia sin necesidad de sufrir síndrome de abstinencia. Algunas de las mejoras en los dispositivos son:

 

  • Sabores más intensos:

Con el paso de los años se han creado más sabores y mejorando, indudablemente, la calidad. De esta forma, cada usuario pueden elegir el sabor que más le apetezca en cada ocasión. La mejor marca de líquidos para cigarros electrónicos es Torden Brans ya que su variedad de sabores es excelente.

 

  • Dispositivos MOD

 

Los nuevos cigarros electrónicos incluyen baterías recargables de gran capacidad y permiten ajustar potencia y voltaje. Eso permite obtener el máximo rendimiento del producto y aumentar la autonomía, de forma que es posible salir de casa sin llevar el cargador. En caso de llegar a necesitarlo, tan solo sería necesario utilizar un cable USB.

 

  • Tanques avanzados

 

Es la parte del cigarro donde el líquido se calienta y se convierte en vapor. Los nuevos dispositivos incorporan pantallas LCD con menús configurables. De esta manera, el usuario puede realizar ajustes según sus preferencias.

 

  • Cambios en volumen y peso

 

Los cigarros electrónicos son cada vez más cómodos de usar. Aunque los nuevos diseños tienden a reducir tamaño y peso, la variedad de modelos es amplia y podemos encontrar, desde modelos mini para principiantes, hasta algo más grandes según las necesidades del usuario.